Ante los ajustes indiscriminados que la educación viene sufriendo por parte del Estado nacional, los estudiantes nos llamamos a asamblea universitaria y popular el día miércoles 23 de noviembre a las 18hs en el hall de la FHyCS, Tucumán 1946.

El temario es el siguiente:

En primer lugar, el recorte presupuestario de poco menos del 32% para el 2017, que afectará el desarrollo no sólo de la educación superior sino también de la ciencia y la tecnología. El recorte significa la necesidad de ajustar el funcionamiento universitario, lo que a la larga puede significar cupos, aranceles, cierre de extensiones áulicas, exámenes de ingreso, expulsión forzosa del sistema educativo de los que menos tienen, pérdida de calidad de la comida de los comedores universitarios, deterioro de los albergues, de los edificios y todo lo que implica tener menos dinero para gastos de funcionamiento, salarios y bienestar estudiantil. El consejo directivo de la FHyCS se ha posicionado contra este ajuste y en el marco de una campaña nacional hemos ganado el aumento, que no es significativo pero que da el brazo a torcer de este gobierno nacional entreguista y neoliberal.

En segundo lugar, la quita de refuerzos presupuestarios a 34 universidades nacionales de las 55 del total, lo que significa la quita de la planilla B, con la cual se solventaban gastos de infraestructura u otros que no estuvieran contemplados en el presupuesto, como arreglos de móviles, extensiones áulicas, etc.

En tercer lugar, la denuncia del fiscal Marijuan a 52 universidades nacionales por malversación de fondos. Fondos que en muchos casos han sido utilizados para la mejora de la infraestructura: comedores, aulas, oficinas, etc. Y para bienestar estudiantil: aumento de becas en cupos y montos, programas de albergues, extensión del horario del comedor y la biblioteca. Mejora de los salarios docentes y no docentes, becas de investigación, becas de posgrado. Viajes, participación y realización de encuentros, foros, congresos y jornadas que fortalecen la transferencia de conocimientos entre sectores.

En cuarto lugar, la amenaza de Don Casimiro Zbikoski, histórico especulador del transporte público de pasajeros que durante la semana pasada hizo paro, impidiendo la utilización del servicio a miles de posadeños. El monopolio del transporte quiere llevar el costo del pasaje urbano a $23. Un monto máximo que seguramente bajará a $18 o $19 por la presión social. Estos aumentos ponen en riesgo el normal desenvolvimiento de las familias, que en un contexto de crisis económica se verán obligadas a ajustar sus economías por otro lado. Asimismo, pone en riesgo el Boleto Estudiantil Gratuito, dado que el presupuesto asignado a la provincia no supera los 42mil millones de pesos.

La lucha, la organización popular, el debate y la unidad son los factores centrales para ganar esta batalla contra los enemigos del pueblo, los enemigos de los trabajadores, los desocupados, los campesinos y los jóvenes.

Convocamos a todos y todas a una asamblea para discutir estos temas, vinculados no solo al sector universitario sino a todos aquellos que aspiran a seguir estudiando y formándose en alguna profesión.

Estudiantes por la Educación Pública